es que a mi hijo le gusta el jardín…

DPP_0326

De acuerdo. Lo entiendo. Queremos ver a nuestros hijos felices. Queremos que tengan una infancia idílica. Queremos que nada les duela. Los queremos ver reír, jugar y vivir una vida sin preocupaciones. Sí, habría que ser una bestia para no desear eso para los hijos.

Me he topado con más de un padre o madre a quien, al decirle que nuestra opción es la educación en casa, para las antenas y dispara, casi atacando, diciendo que ellos jamás podrían hacer eso porque sus hijos aman el jardín infantil (pre-kínder o kínder). Y en cierta forma, lo entiendo. Yo también quiero ver a mis hijos felices. También deseo darles lo mejor del universo. Y sí, su felicidad es mi meta última en cuanto a ser madre se refiere. Pues bien. Habiendo aclarado eso, ¿de dónde sacan los padres que los hijos tienen la capacidad de elegir lo mejor? Si mi hijo cree que es entretenido empujar a su hermano por la escalera, ¿lo dejaré hacerlo? O si cree que no hay nada que lo haga más feliz que saltar de un camarote al otro, ¿también lo permitiré? Los niños son niños. Por supuesto que son personas dignas de todo el respeto del mundo. Merecen ser amadas y valoradas como cualquier otro ser humano. Pero son niños. No les podemos pedir a ellos que elijan lo mejor. No es justo para ellos. Los niños merecen vivir su niñez de manera pura. Y para ello necesitan de sus padres. Son los padres quienes deben elegir lo mejor para sus hijos. Es lo que los padres, como padres deben hacer y es lo que los hijos, como hijos, desean. No sé si les ha tocado conocer a niños o adultos que en su niñez no tuvieron límites. Personas a las que les fue permitido hacer lo que quisieran. La verdad, el panorama no es muy prometedor. Generalmente son personas con falta de autoestima, carentes de cariño, buscando satisfacer ese vacío en los peores lugares.

Nuestros hijos nos necesitan. Aunque se enojen, nos “disparen” con sus armas invisibles, griten o pataleen, lo cierto es que se sienten seguros cuando les ponemos límites. Los niños tienen la necesidad de saber que sus padres o cuidadores saben lo que están haciendo y que les pueden brindar la seguridad y el soporte emocional que ellos no son capaces de darse por sí mismos debido a lo pequeños que son.

No estoy diciendo que el homeschool sea para todos. Pero no me vengan con la excusa de que no pueden optar por esa opción porque sus hijos disfrutan ir al jardín infantil o al colegio. Dejemos que los niños sean niños. Resguardemos su inocencia y su seguridad. Permitámosle apoyarse 100% en sus padres y darles la tranquilidad de que aunque a veces no estén de lo más contentos que sientan la certeza de que efectivamente los padres están haciendo lo mejor por ellos. Ya tendrán la madurez para tomar sus propias decisiones, mientras tanto, no les tiremos más carga de la que les corresponde.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: